La alimentación y la salud bucal

Relación de la alimentación de lo niños y la salud bucal

Consejos para su higiene bucal

Cuando pensamos en nuestros hijos siempre buscamos darles la mejor alimentación para que se desarrollen lo más sanos posibles y probablemente nos enfocamos mucho más en valorar los nutrientes de cada comida, y si es así lo estamos haciendo bien. Sin embargo existen ciertos alimentos que no generan una salud bucal ideal por lo que es importante conocerlos y cocinar con los ingredientes que menos daño generan a la salud bucal.

En este breve artículo encontrarás consejos y una pequeña guía para poder conocer y dominar la relación de la alimentación con la salud bucal. La Dra. Luisa Díaz, experta en Cirugía bucal y miembro de la California Dental Association (CDA) nos explica que cada alimento posee un grado de acidez conocido como el índice de Ph o la presencia potencia de hidrógeno. Este índice va desde el 0 lo que significa un nivel extremo de ácido al 14 lo que significa un nivel extremo de alcalinidad, el punto neutro se encuentra en el valor 7 que lo posee el agua por ejemplo. Concluyendo, cuanto más bajo sea el valor de Ph de un alimento, mayor será su nivel de acidez. La razón por lo que la acidez es importante para valorar la afección sobre la salud bucal es que el esmalte bucal, que es la superficie de los dientes, se degrada ante la presencia de un ácido, a mayor acidez más fácil se puede degradar esta superficie y generar daños en el diente.

Conocer todos los alimentos y sus diferentes Ph es casi imposible, pero de ahora en adelante es importante mirar en la tabla nutricional, ir aprendiendo cual es el Ph de lo que consumimos y tratar de suplantar una dieta dañina por una dieta alcalina. Sin embargo algunos consejos si se pueden generalizar.

  • El azúcar es una sustancia de la que se “alimentan” las bacterias que forman la caries, por eso es tan importante reducir o controlar su ingesta.
  • Los carbohidratos se transforman en azúcares y por lo tanto es un dieta altamente cariogénica. Los carbohidratos son: patatas, pan, harinas, cereales, azúcares, entre otros.
  • Los siguientes alimentos te ayudaran a mantener el esmalte intacto por su nivel alto de alcalinidad:
    – La leche y sus derivados
    Pan integral y de centeno (a pesar de ser carbohidratos, el Ph es alto)
    Verduras como la col, el brócoli, los calabacines, el apio, la zanahoria, los pepinos, la coliflor, el maíz entre otros.
    Frutas como el coco, el melón entre otros.
  • Bebidas carbonatadas o gaseosas presentan un Ph muy bajo por lo que generan mucha erosión sobre la superficie dental.
  • Alimentos muy ácidos como el limón, la naranja, o incluso el picante son perjudiciales para nuestra salud bucal.

Es importante destacar que todo lo que se resume anteriormente causa daño real si se hace de manera constante como un hábito alimenticio. Lo importante es complementar siempre la alimentación con una buena higiene bucal y ciertos pasos a seguir, como por ejemplo:

  • Se recomienda esperar unos 30 minutos antes de lavarse los dientes después de cada comida. El objetivo es que suba nuevamente el Ph salival que bajó y se volvió ligeramente más ácido para iniciar el proceso de digestión con la manipulación y trituración de los alimentos en la boca. Si no esperamos es posible que la abrasión de la pasta dental se intensifique y desgastemos la superficie bucal.
  • Usar pastas dentales correspondientes a cada edad de los niños. De esta manera garantizamos que tengan la cantidad de flúor que necesitan. El uso de pastas dentales empieza a los 3 años, antes podemos usar pastas naturales para bebes.
  • Debemos cepillar los dientes de nuestros hijos al menos 3 veces al día, después de cada comida grande. Sería ideal hacerlo incluso después de las meriendas y siempre usando un cepillo de cerdas medias o suaves.
  • Realizar controles anuales y colocación de flúor tópico en la consulta. Esto ayuda a proteger el diente de todos estos agentes erosivos.
  • La caries es multifactorial por lo que es importante controlar todas sus causas para poder así evitarla al 100%. Es una mezcla de bacterias cariogénicas. En este punto poco podemos hacer ya que no podemos modificar la flora bacteriana. También influye la anatomía dental, dientes mas densos, más porosos, con más surcos etc. Esto lo podemos controlar con nuestras consultas constantes al odontólogo, aplicación tópica de flúor, higienes bucales profesionales y por parte del paciente en casa. Otro punto a controlar es la dieta cariogénica de la que hablamos al inicio del artículo. Si seguimos ciertas pautas y sin privarnos de nada, tenemos control, higiene y constancia y este punto también estará controlado.

Ante cualquier duda siempre dirígete a tu especialista de confianza para que te guíe y oriente sin problemas para así poder tener tú y toda tu familia una excelente salud bucal. Los controles y una correcta higiene son la clave de tu salud, de esta manera siempre podrás mostrar una sonrisa hermosa y saludable.

Unidad Clínica Dental
Dra. Jímenez