Antes de conocer las diferencias de funciones del terapeuta ocupacional (TO) en un recurso residencial o sociosanitario, es vital definir cada uno de los conceptos.

Empezando por la gran desconocida, la terapia ocupacional, es una profesión sociosanitaria centrada en la persona, que se ocupa de promover la salud y el bienestar a través del empleo. El objetivo principal de la terapia ocupacional es capacitar a las personas para que puedan participar en las actividades de la vida diaria de forma autónoma (World Federation of Ocupational Therapists, 2012). De esta forma los/las TO, trabajan con las personas para facilitar el desempeño de empleos significativos, además de los que necesitan o se espera que hagan, mediante la mejora de las características físicas, sensoriales, psíquicas o sociales de los/las usuarias, modificando el empleo o el entorno.

Un centro sociosanitario opera dentro de dos áreas principales: la de la salud y la de las necesidades sociales. El objetivo principal de éste es mejorar la calidad de vida de las personas que deben reforzar algún aspecto de su independencia, como personas mayores o con alguna diversidad funcional. Según el grado de necesidad, dentro de los sociosanitarios suelen existir distintas unidades. Las más frecuentes son: unidad de larga estancia y unidad de media estancia. En la primera, las personas con enfermedades, habitualmente crónicas, necesitan cuidados y apoyo para recuperar el máximo de independencia. Por otra parte, en la segunda, los usuarios reciben atención profesional para recuperar las secuelas de un proceso quirúrgico, traumatológico, médico o de una situación de dependencia.

De esta forma, el papel de la terapia ocupacional, inicia en la valoración holística de la persona, para diseñar un plan de intervención individualizado. Éste será guiado frecuentemente con el objetivo de conseguir la máxima autonomía de las personas, mediante la facilitación de técnicas para poder cumplir las actividades de la vida diaria de forma independiente, y la participación en actividades planificadas para trabajar las características motoras y cognitivas necesarias para la consecución de la meta comentada. Por otra parte, también se valorará el domicilio de la persona para asesorar adaptaciones del entorno, y facilitar así, el día a día de las usuarias y sus familias.

En cuanto a la definición de residencia, es un recurso en el que viven de forma temporal o permanente, personas con un grado determinado de dependencia y necesitan algún tipo de ayuda de terceras.

La tarea del TO también se centrará en la consecución de la máxima independencia de las residentes mediante entrenamiento o la dinamización de actividades de estimulación funcional y cognitiva. En este caso, sin embargo, se abordarán de manera más directa otras áreas ocupacionales de la persona, como la productividad y el ocio. La valoración y adaptación del entorno a las necesidades de las residentes, también será una función vital de estas profesionales.

Terapeuta ocupacional: CRISTINA CATASUS BOQUERA – COL. Nº 478

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.