El trabajo de los técnicos de enfermería en un sociosanitario tiene por objetivo dotar de una atención completa y personalizada, así como de satisfacer las necesidades de las personas en situación de dependencia, incluye todo el conjunto de cuidados tanto sanitarios como sociales.

Las funciones se centran en el cuidado de las personas que requieren la ayuda en su día a día. Podemos distinguir 4 funciones principales que son:

  • Educativa: hace referencia a actividades relacionadas con la promoción de hábitos de vida autónomos personales e independientes.
  • Asistencial: Se refiere a las actividades relativas a la supervisión de hábitos de higiene, de control de comidas, técnicas de ayuda… Así como el fomento al movimiento y actuación ante posibles caídas, asistencia en las necesidades fisiológicas del paciente, etc.
  • Socializadora: alude a las actividades destinadas a promover las relaciones sociales con la gente de su entorno. El mantenimiento del contacto, y la relación con las personas más allegadas y amigos, tiene un efecto muy positivo sobre la salud y el ánimo de la persona.
  • Rehabilitadora: esta función se centra principalmente en la ayuda y apoyo en la rehabilitación funcional y recuperación de las posibles facultades que la persona ha perdido o se han deteriorado notablemente. Es decir, labores tan importantes como el reconocimiento de personas, orientación, ubicación en tiempo lugar y memoria.

Nuestro centro brinda una atención personalizada a cada usuario, nos centramos en la ACP (Atención Centrada en la Persona). Respetando los valores, las preferencias y las necesidades expresadas por los usuarios, involucrándolos en la toma de decisiones, reconociendo que son individuos con sus propios valores y preferencias. Brindando un trato digno, con respeto y con sensibilidad de sus valores culturales y autonomía.  

Aportando una serie de beneficios tanto para el propio usuario, la familia y los propios profesionales. 

PARA LOS USUARIOS

  • Mejora su calidad de vida (bienestar subjetivo, estado de ánimo, autonomía, independencia). 
  • Las personas se sienten más satisfechas con la atención recibida.
  • Se implican más en su plan de atención.

PARA LAS FAMILIAS

  • Facilita y anima la presencia y colaboración familiar en los cuidados.
  • Aumenta la confianza de la familia hacia el centro y los profesionales. Mejora la relación y se previenen algunas dificultades

 PARA LOS PROFESIONALES

  • Dignifica y cualifica su labor asistencial. 
  • Motiva, genera ilusión y fortalece la autoestima profesional. 
  • Favorece procesos de mejora e innovación.
  • Visibiliza, refuerza y pone en valor las actitudes profesionales correctas y las buenas prácticas
  • La responsabilidad se comparte y los logros son de todos. 

CLAUDIA DUVERGE

AUXILIAR ENFERMERIA  – SOCIOSANITARIO PVC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.